20 de diciembre de 2016

Divertirme nadando en tus heridas
Como estoy seguro que lo harías también.
Regáleme todo ese sadismo,
La indiferencia por el camino,
La estación y el trágico destino.
Quiero terriblemente, ser o que fuiste,
Danzar en las noches con ligereza,
Acariciar los mismos demonios ,
Encontrar almas más dañadas que la mía,
Rasgar la llaga, dibujante una sonrisa,
Y dibujar una sonrisa en ellos también.
Decirles que todo estará bien.
Mentirles a los ojos, y luego, con paciencia,
Pintar mis dedos en su llanto,
Pintar mi cara, pintar mi cuerpo,
Pintar los rincones más vergonzosos
Donde ni Dios se acuerda que existo,
Y ser caos envuelto en llanto,
Andar por las calles, presumiendo galas ,
Miradme todos, adivinen que soy.
Soy aquello que pretendo ser,
Y que nunca más en mi alma tendré.
Y luego, cuando mil lunas sedientas
Hayan avalado el firmamento,
Cuando el personaje sea tan homogéneo
Que ni tu puedas distinguirlo
De verdaderas almas en pena,
Acecharte como me enseñaste,
Con la máscara del vulnerable,
Del atormentado sin nada que perder.
Con la tremenda diferencia de que,
En efecto, no tengo ya que perder.
Y cuando todas las miradas de morbo
Te sigan, pero no te vean,
Ante el pavor del que en el de enfrente mira
El destino que pudo ser suyo,
Cortare de un sólo trazo
Esa garganta que fue tan mía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sea usted libre de escribir lo que quiera en este espacio. No busco que mis lineas le gusten, sino que remuevan sus sensaciones...