14 de abril de 2018

Mi canción de amor


Sense here, touch me, under my skin,
you feel that? the thickness that kills
Slice, hard, quick, the sharpness's gone,
you got no more knife, but still got theeth

Get through, and devour me!
I feel so tasteful

Season my wounds, punch me hard
You in my mouth, this is what I want
You've never hated so much before,
after this night only one will stand

Get through, and devour me
You are so mine

Shut your mouth, shut it at once
Hear, they're coming, astonishing bass
Flamethrowing tempest, we're both done,
the silent angels in funeral march!
Wrap my limbs, I'll take your wings
I'll share your flesh with noone else
Flee, cannibalistic lover,
They'd rather take my soul than my shreds

Get through, and devour me
red ritual


Imagen por TheFoxAndTheRaven

9 de marzo de 2018

Blande tu espada porque sí




Podrías aniquilarme dos veces más.
La primera por idiota, la segunda por sabor.
Sin embargo me miras, y sigo en pie.
Olvidaste las reglas.

Te dije que los ojos pueden acariciarse,
que las palabras pueden desdecirse,
el viento puede regresar por donde vino.
Olvidaste las reglas.

Te diste cuenta que los poemas son monótonos,
y con el tiempo tu vida entera era prosa cruda,
espinada, falible y empalagosa.
Olvidaste las reglas.

Pero están ahí, en un librajo, arrumbado al fondo,
esperando algún día desempolvar algunos regaños.
Olvida tú, ignoro yo, el orden ya no importa.
¿Volveremos a ser uno?
¿Volverán las canas a nacernos por pensarnos, por odiarnos?
¿Volveré a sentir escalofríos al verte?

Amo saber que en las manos tienes
unas tijeras afiladas de moral,
de una hoja tan brillante, tan mortal,
y habiendo transcurrido los siglos,
habiéndonos roto los huesos tantas veces,
no has terminado de cortarme.

No espero volver a ver la lluvia
cuando mis pasos lastimaban tu tierra,
cuando mi espada portaba tu sangre
y eramos más enemigos que amigos.

No espero tener de nuevo ese poder,
de taladrar tu desespero, poseer tus sueños,
de hacerte temblar a mi parecer,
de hipnotizarte a base de engaños certeros.

Pero si un día esa lluvia vuelve,
la abrazaré como abrazo hoy a la Muerte,
como si fuera, y lo es, el preciado sustento
que separa la carne del oro de los dioses.
Y la enterraré en las catacumbas de mi sórdida mente,
donde ni tu creador podrá alcanzarle.
Y serán eternos, tú y la lluvia,
en esta máquina viajera, muscular y serena,
hasta que una supernova nos esparza.

27 de enero de 2018

sudo reboot

Tengo bastante hambre. Bien podría haber pasado un lustro y yo, teniendo una vida normal, igualaría esta sensación acumulada en un par de meses. 

Esta vez es distinto. Tu lo sabes, el hambre pesa. El hambre se carga. No es un incentivo exclusivo al cuerto. Pero esta vez es distinto. Esta vez... te abrazo, y la necesidad de torturar se marcha. Y no la extraño. ¿Verdad que la necesidad de amar, de odiar, incluso de ser indiferente, verdad que todas esos improperios mentales se extrañan? No para mí. Ya no. 

Cuando empiezas a leer, y cuando te topas por primera vez con esos poemas que dicen "ligero como una pluma, volar como un ave"... todas esas cosas te parecen cursilerías, a menos que estés tremendamente enamorado. Y ahora entiendo auténticamente de donde vienen. Sentirse mal por amar, sentirse mal por no amar. Ese parásito que te obliga a que el corazón palpite a una velocidad distinta de la normal, siempre, porque sí. 

Se ha ido. 

Siempre que tomaba una decisión realmente importante la tomaba porque no tenía nada que perder. Pero claro que tenía algo que perder. La sensación de vida. El pavor de hablarte. El dolor de no hacerlo. Siempre había algo que perder, algo valioso, algo que creía valioso, algo que creía que creerías valioso. 

Se ha ido. Por fin.

Y, contrario a lo que pudieras pensar, esto ya no se trata de insensibilidad. Ya no me siento como un monstruo escondiéndose de las personas. Honestamente, y esta vez de verdad, me importa una mierda. 

Mi alma es negra. Mi corazón, café. Mis ojos blancos y mi mente amarilla. Soy como bilis andando, esperando a mezclarse con otros humores. Verás, amar es una actividad muy desgastante. Amé mucho. Y me hice jirones. Sólo tenía que recuperarme. Como lo tienes que hacer ahora si quieres salir de tu encierro.

Claro que a veces duele. Es lo que pasa cuando te rompes los huesos y sanan. Pero... meh. 

¿Amamos de nuevo?

17 de diciembre de 2017

Partida cítrica


Antes que te vayas, dejame acariciarte.
Quiero alimentarme, mis labios sabiendo a tí,
antes que te vayas, un antes y un después,
antes recio escarlata, ahora suave Chardonnay

Viendo desangrarte, luce tan poético
Llueve llanto y luces, sobre mi rostro
Toma el lugar que dejaste, el pedestal,
Tonto tótem sin forma, te he de adorar

Llevate mis sonrisas al estar dentro mío.
No dejes nada vivo, ni un recuerdo, ni un respiro.
Aquí tengo viejos sueños, llévalos y desaparece.
Quizá en el otro lado no los rompes, y florecen.

Pero antes que te vayas, dejame acariciarte.
Quiero alimentarme, mis labios sabiendo a tí,
antes que te vayas, un antes y un después,
antes recio escarlata, ahora suave Chardonnay

Al fin siento placer al destruirte, dulzura.
No es tu vida, es mi duda. Son las horas de angustia.
Y es que, en ruinas, tu belleza es como nunca impresionante.
Que cada instante que mueres, me fascina ser tu amante.

Pero antes que te vayas, dejame acariciarte.
Quiero alimentarme, mis labios sabiendo a tí,
antes que te vayas, un antes y un después,
antes recio escarlata, ahora suave Chardonnay

16 de diciembre de 2017

A nadie le importa que no me importe. 
A nadie le importa que no te importe. 
A nadie le importa que otros lloren, que no tengan techo, pan o sueños. 
A nadie le importa que otros crean que tienen un propósito y su felicidad sea irrelevante. 
A nadie le importa trascender. 
A nadie le importa un carajo nada. 
A nadie le importa un cadáver más. Un alma más sin forma ni gracia. El olvido adueñandose de toda mi masa. La diferencia imperceptible entre lo que fuiste y lo que me recuerdas. La laca impenetrable de palabras huecas, a las que alguna vez diste significado. 
A nadie le importan los pulmones deshechos del que tose su vida con sangre y dolores. 
A nadie le importan las lágrimas secas, el sabor a Fierro del esfuerzo fútil. 
A nadie, nadie, un carajo de amor sin esperar la pequeña retribución. 
A nadie,nadie, le importa un carajo 
Pasar de ser persona a ser transacción. 
Que vida tan fácil, tan conveniente. 
A nadie le importa perder la elocuencia. 
Pues sólo se compra. La emoción se compra.
A nadie, nsdie, la cacería, las oportunidades y las risas bobas. 
No extrañas extrañar a tu gente, o al menos, 
Temerle un poquito a la muerte?

15 de agosto de 2017

Arte simbiota

Esta gubia la hice a mano
Para saber quién de los dos
Será la obra, será el lienzo
Y quien será el perpetrador

No me mires,  te avergüenzo
Te resto imaginación
Extiende, inerte, la piel y el hueso
Dame forma y dame color

Date la vuelta, cede tu espalda
Que tus ojos tienen mas desdén
Hoy se lamer y se de plástica
Gritame más, te va muy bien

Mátame, pronto, que yo sigo,
La larga espera no es mi fuerte
Píntame de negro si te duele,
Píntate de rojo si me quieres

Somos estrellas hechas jirones
Cadáveres de almas insensibles
Mancha de rojo todo lo que puedas
Mancha todo mientras aún importe

8 de agosto de 2017

Ya había estado aquí. Tratando de simplificar todo aquello que siento cuando no tengo los ojos cerrados, la misma luz al fondo indicando la salida del trance, el mismo jade inyectando vitalidad en este negro tan negro,
Pero hoy es distinto. Una fracción del universo es distinta.
La que busca propósito para sí, supongo.
Y es que, estando en este sopor tan familiar, habitándolo tanto tiempo, nunca había caído en cuenta que el universo es cognosciente.
Y mejor aún, que tanto tiempo deseándole malaventuras han rendido frutos. Tampone sabe porqué está aquí.
Jamás le he deseado mal a nadie. Y mi excusa aquí es quizá que el universo no es alguien. Vive y siente, pero no es nadie. No tiene personalidad, no tiene voluntad ni destino.
Pero es justo ahí donde pretendo evolucionar. Tener un aliado por primera vez. O aliada. ¿El universo será femenino? Empiezo a creerlo. Tú sabes, por el encanto, el misterio, la mirada inocente y la planificación latente. En fin. Solo visualízalo. Ese ente enorme y sin rumbo, Igual que yo. Buscando respuestas por el mero afán de encontrarlas. Por auténtico amor al arte. Yo pongo la capacidad de asombro y ella la inmortalidad.
Nunca más volver a preocuparse por la corporalidad. El amor. Incluso la cordura del propio pensamiento. Alguien más se encarga ya. Hay cosas más relevantes para un ser independiente del espacio tiempo. Poder evocar a tus muertos y reanimarlos para qu beban te contigo, aunque te desagrade. Prescindir de la necesidad mundana de revivir muertos.
Llegar a casa y arrojar los soles con el resto. Esperar a que mueran y comerlos mientras son agujeros negros, mientras tienen substancia.
Reflexionar sobre comer soles murientes. Curioso que es todo lo que llenara la ausencia de aventuras por los próximos millones de años, en lo que otra civilización evoluciona suficiente como para salir a jugar al patio del cosmos.
Y gastar nuestros días viendo microorganismos nacer y morir. Todo el tiempo. A velocidades de ráfaga.
Empiezo a aburrirme.
Antes estaba tremendamente triste.
Ahora estoy aburrido. E igual de errático. El Unierso salió ganando, tiene mi imbecilidad y siempre hay algo que hacer con ella.
Yo solo soy inmortal, e impaciente.
Todo lo que quería hacer es ver el fin. Ver si volvía a empezar.
La eternidad es un poder poco responsable y si muy monótono.
Pero ya vi el día de mañana. Ya probé el sabor de las estrellas. Ya sobrepase las limitaciones del amor, de la vergüenza. De la enfermdad. De la cordura. Dejé de sonreír. Pero el universo ahora ríe como idiota. Esto no fue buena idea.
Mierda. Extrañare morir como una persona normal.

11 de mayo de 2017

Existes



Fuego en el vacío.
No hay alegorías. No hay leyes físicas
que lo moldeen. Sólo está ahí.
Fuego en el vacío.
Está vivo, pero se alimenta
de la nada. Se alimenta
de lo que no importa, de lo que no le importa.
Si lo sientes, cocinándote las venas,
eres vano, eres polvo.
Si lo ignoras, eres parte de la flama. Eres nada.
Es la moneda, ha elegido, antes siquiera
del salto, del cambio brusco. Suerte echada.
Eres polvo, o eres nada.
Si te quema, si te duele, si quisieras
estar al otro lado de la balanza,
notas la trazada diferencia
de los cabos inevitables,
ser tan poco, consumible,
o no importarte, estar en el todo,
y ser la nada.
Ser o sentir.
Háblame, fuego,
y si me ignoras, seamos uno.

25 de abril de 2017

Me apasiona la maldad.
Las historias, las fotografías. Los rostros en lágrimas y sangre.
El soñar horas enteras imaginando ser ese, o esos, perpetradores. Gracias,  tiranos y asesinos, por ser mi entretenimiento.
Por imaginar un mundo sin ustedes tan solo para darme cuenta que es imposible e indeseable. Por plantear la antiutopía. Por tematizar la literatura de mi interés.
Me encanta el sadismo humano. Respirarlo en las noticias. Las reacciones de los comensales cuando dan el primer bocado en la mañana, viendo las pantallas llenas de horror. Y aún así tan digerible. Tan poco sorprendente. La sangre derramada es irrelevante. Si no me duele, es irrelevante. Pero tú, Sí que impetuoso es tu andar en el mundo, Que mejor justificante que tu sed y hambre.
Me deleita el dolor. Ajeno, No vaya a pasarme eso un día. No tengo porque tolerarlo. Capaz y me gusta, y olvídate. Capaz y no me gusta, y peor. La gente buena nació para sufrir. Por eso prefiero ser malo. Pero nada mas poquito. La maldad del espectador. De lejitos, donde no salpique ni me manche ni me apeste.
Pero lo que mas me gusta de la sonada maldad, es que en realidad no me interesa. Pero igual leíste esto. Igual te identificaste.  Igual y eres malo. Pero nada mas tantito. A mi no me importa. Pero me gusta ver tu cara de no querer ser paria.
No te confundas. No me gusta lo corrupto. Tan solo ver como lo corrupto se hace tal.

Sin fé

Los cuerpos se van de las almas.
Quieren reunirse. Quieren ser uno.
Desdeñan las conciencias incompetentes.
En el tocar está la luz.
Se avecina una tormenta
Hecha de hilos y de retazos
Fractalicos, libidinosos,
Suplen carencias, lo cubren todo.
El agujero quedó sellado con
La tela de una araña terca,
Donde estabas ahora mora
Seductividad electrofonética
Sabor a balas y a carne expuesta
Y tres dedos tentados a palpar.
Cantemos figuras para poblar
En lo aburrido del infinito.
Que mas dan, al final de cuentas,
Unas cuantas mas blasfemias.
Pero deja que sean las voces
Las que tejan y sigan cosiendo.
O burlémonos de los espíritus
Mientras intentan crecer a rezos.