23 de julio de 2016

Tiñe el cabello

Fueron destellos

púrpuras, en una noche oscura.

Púrpuras, no los suficientes, o quizás

los necesarios

para no perderme de esa

tradición pervertida,

el fulgor de tus ojos.

Fulgor de nova, de vida, en tormento.

Sigues siendo mi pesadilla favorita,

la que me mata cada amanecer,

la que perfuma mis intenciones,

y las hace fútiles,

y las hace sádicas.

Son tus ojos,

ni tus labios, ni tus caderas,

los que llenan esta incesante

necesidad de pecar.

No es que despreciara tu ser jamás.

Pero no hablo de delicias,

tan sólo de tremenda maldad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sea usted libre de escribir lo que quiera en este espacio. No busco que mis lineas le gusten, sino que remuevan sus sensaciones...