25 de julio de 2016

Fracciones

Acaricia mi rostro mientras acribillo tu mente. Soy excitante, soy complaciente. Tu sexo vibra mientras te divierto, una a una las risotadas, enajenantes, muy, muy mias.
Entregate a mi, sabedora de realidades, consciente de una verdad hipocrita que no se comporta como tal. A mi, que carezco de intenciones buenas, pero al menos son certeras. No quiero tu cuerpo, ni tu voluntad sometida a la mia. No quiero tu deseo dirigido a una idea, o tu respiracion en mi oido, pues no tengo. Quiero el ultimo suspiro de tus lamentos, el ultimo de tus orgasmos, la lagrima de tu espalda arqueada, tu sumision a la sumision misma, las oleadas de aroma de tu piel mientras me rondas, la pluma del penacho de tus pensamientos, todo aquello, pues, que te hace ser mas tu, mas tu que yo, mas tu que ese mundo alla afuera, encerrados en una prision de ignominia nula, de asfixia cognitiva, de sensibilidad facilitada al grado del absurdo. Quiero ese esfuerzo que te pide ser humana, embarrado en pan frances, cada mañana en mi mesa. Quiero hacer de ti un mejor monstruo, y quiero que hagas de mi la mitad de un humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sea usted libre de escribir lo que quiera en este espacio. No busco que mis lineas le gusten, sino que remuevan sus sensaciones...